Historia

Se dice que “hablando se entiende la gente”, pero es fácil confirmar que el diálogo no siempre funciona para conciliar posturas encontradas sobre un mismo fenómeno.

Desde una conversación de pareja o familiar hasta una reunión con colaboradores de una corporación, surgen con frecuencia malentendidos (e incluso disputas) completamente opuestos al propósito original y con consecuencias indeseables.

Las palabras son el lenguaje más común, pero los sentidos que éstas pueden tomar no son tan comunes ni explícitos, debido a la amplia variedad de elementos  que intervienen en la comunicación y que pueden ser interpretados de distintas maneras. 

Tras largos años de análisis, estudio y práctica profesional sobre el bienestar y la comunicación humanos, establezco la oficina de asesoría Comunicación Esencial y Relaciones Humanas (CERH) para facilitar el entendimiento entre interlocutores con visiones distintas de la vida y de sus fenómenos. Diseñamos instrumentos y habilidades humanas para el fortalecimiento de los vínculos entre personas con base en el estudio de los lenguajes humanos.